lunes, enero 30, 2006

La joven de las naranjas




Lectura fácil, con una idea muy simple: un padre a punto de morir realiza un plan para que su hijo de 4 años lea una carta escrita por él en la adolescencia. Nada complicado.

El sábado 28 de enero leí sus 163 páginas de un tirón en menos de una hora, en casa de mis papás.

3 comentarios:

Mary Carmen San Vicente dijo...

Ayyyy qué bárbaro ! Yo le he estado haciendo una especie de dario a mi hija desde que nació con la misma intención, aunque no estoy a punto de morirme ni nada (cruz cruz!) Ya está por cumplir 15 y ya te imaginarás, yo ya me adelanté hasta los 20 y le empiezo a escribir algo así: "Mija, tal vez a esta edad seas de las que le pone Nutra sweet a todo..." jeje

Ocio...puuuuuuuro ocio !

alicia_moyas@yahoo.com dijo...

Bueno el libro nada complicado,pero interesante que el padre piense que su hijo leerá atento todo lo que su padre pensaba de él.

Anónimo dijo...

es el libro mas bonito que he leido en mi vida! tengo 17 años y me lo han mandado en el colegio. me gusta la lecturo y conozco un poco la filosofia del autor, gracias al mundo de sofia. no pense que pudiera nunca llorar tanto con un libro, habla de cosas tan reales, cotidianas, despierta sentimientos y sensaciones,,, cuando lo estaba terminando no podia dejar de llorar debido a la pena que me daba que el padre no pudiera volver a estar con su hijo, a ver tan claremente lo facil que es que te sustituyan en esta vida y tambien porque se estaba acabando! no queria que esa carta terminara nunca y mucho menos con ese tragico final...